RÉGIMEN DE PROMOCIÓN DE LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

Novedades

RÉGIMEN DE PROMOCIÓN DE LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

photo-1457530378978-8bac673b8062

En la noche de ayer, la Cámara Alta sancionó con fuerza de Ley el Régimen de Promoción de
la Economía del Conocimiento (“Ley EDC”), que tiene como objetivo principal difundir en toda la
República Argentina aquellas actividades económicas que se caracterizan por el uso intensivo
de tecnología, requerir capital humano altamente calificado y tener el potencial de aumentar
transversalmente la productividad.

En esta línea, el art. 2 de la Ley EDC lista las siguientes “actividades promovidas”: (1) Software
y servicios informáticos y digitales; (2) Producción y postproducción Audiovisual; (3)
Biotecnología, neurotecnología ingeniería genética, (4) Servicios geológicos y de prospección;
(5) Inteligencia artificial, robótica e internet de las cosas; (6) Servicios profesionales de
exportación; (7) Nanotecnología y nanociencia; (8) Industria aeroespacial y satelital; y (9)
Actividades de Ingeniería, ciencias exactas y naturales, ciencias agropecuarias y ciencias
médicas vinculadas a tareas de investigación y desarrollo experimental. No obstante, se faculta
al Poder Ejecutivo Nacional para ampliar las actividades en virtud de las tecnologías
emergentes.

Concretamente, la Ley EDC incorpora fuertes beneficios tributarios y fiscales para impulsar la
industria de la Economía del Conocimiento en nuestro país, entre los cuales se encuentran: (i)
alícuota reducida en el impuesto a las ganancias; (ii) estabilidad fiscal; (iii) reducción de costos
laborales; (iv) beneficios financieros; y (v) alivio fiscal para exportadores.
Asimismo, la Ley EDC establece los requisitos generales para aplicar al régimen,
contemplando supuestos especiales para el caso de las microempresas y los beneficiarios del
Régimen de Promoción de la Industria del Software.

1. BENEFICIOS Y OBLIGACIONES
Alícuota reducida en el impuesto a las ganancias
A los beneficiarios de la Ley EDC les será aplicable una alícuota reducida del 15% en el
impuesto a las ganancias, siempre que mantengan su nómina de personal en los términos y
condiciones que establezca la reglamentación.

Estabilidad fiscal

Los beneficiarios de la Ley EDC no podrán ver incrementada su carga tributaria nacional,
determinada al momento de su solicitud de adhesión al Registro Nacional de Beneficiarios del
Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, durante la vigencia del mismo.

Dicha estabilidad alcanza a todos los tributos nacionales (es decir, impuestos directos, tasas y
contribuciones impositivas), como así también a los derechos o aranceles a la importación y
exportación

El beneficio podrá extenderse a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las provincias y
municipios en la medida que se adhieran a la Ley EDC.

Reducción de los costos laborales

En términos de contribuciones patronales, los beneficiarios gozarán (i) de una detracción
equivalente al monto máximo previsto en el artículo 4° del Decreto N° 814 de fecha 20 de junio
de 2001 y sus modificatorios, por cada trabajador en relación de dependencia debidamente
registrado; y (ii) de un bono de crédito fiscal transferible por única vez del 1,6% sobre el monto
de contribuciones patronales que les corresponde pagar en función de lo dispuesto en el inciso
(i), imputable al impuesto a las ganancias e I.V.A.

Beneficios Financieros

Los beneficiarios de la Ley EDC no estarán sujetos a retenciones ni percepciones del impuesto
al valor agregado.

Alivio fiscal para exportadores: pago a cuenta del impuesto a las ganancias
Los beneficiarios del presente régimen podrán deducir, en virtud de las actividades
comprendidas en el art. 2 de la Ley EDC, un crédito por los gravámenes pagados o retenidos
en el exterior cuando se trate de ganancias de fuente argentina. El referido cómputo procederá
hasta el límite del incremento de la obligación tributaria originado por la incorporación de esas
ganancias.

Por otro lado, la Ley EDC también establece obligaciones en cabeza de los beneficiarios,
debiendo los mismos: (i) aportar anualmente un monto equivalente de hasta 1,5% de los
beneficios fiscales establecido por esta Ley al Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Capital
Emprendedor; y (ii) abonar una tasa a la Autoridad de Aplicación para solventar sus tareas de
verificación y control, la cual no podrá exceder del 4% del monto de los beneficios fiscales
establecidos por la ley a favor de los beneficiarios.

2. REQUISITOS PARA APLICAR

Requisitos Generales

Es importante tener en cuenta que para calificar como beneficiario de la Ley EDC se deberán
cumplir con los siguientes requisitos:

1) Estar inscripto en el Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de
Economía del Conocimiento;
2) Estar comprendido por el artículo 49 de la Ley de Impuesto a las Ganancias N° 20.628;
3) Proveer uno de los servicios establecidos en el art. 2 de la Ley EDC, como actividad
principal, es decir que ese servicio provea al menos el 70% de la facturación de la
empresa; y
4) Cumplir con al menos 2 de los siguientes requisitos:
a) Acreditar la realización de mejoras continuas en la calidad de sus servicios,
productos y/o procesos;
b) Acreditar erogaciones en: (i) investigación y desarrollo de sus actividades
promovidas en un 3% ; (ii) capacitación de los empleados en un mínimo de 8%
de la masa salarial total.
c) Acreditar la facturación de al menos un 13% del total por exportaciones de
aquellos bienes y/o servicios que surjan del desarrollo de alguna de las
actividades promovidas. Si la empresa se dedica a exportar, la facturación debe
ser del 70%. En el caso de las micro o pequeñas empresas, durante los primeros
tres (3) ejercicios fiscales contados a partir de la entrada en vigencia de la
presente, el porcentaje deberá ser del 45%.

Microempresas

Con el fin de promover las nuevas empresas, en términos de los requisitos para calificar como
beneficiarios de la Ley EDC, a todas aquellas microempresas (conforme la Ley 24.467) con una
antigüedad menor a 3 años, únicamente se les exige acreditar que (i) se desarrollan en el país;
(ii) por cuenta propia; y (iii) que ejercen como “actividad principal” alguna de aquellas
actividades listadas en el artículo 2º de la Ley EDC. Cumplidos los tres años, para mantener su
permanencia en el régimen, deberán acreditar el cumplimiento de los restantes requisitos
previstos en la Ley.

Beneficiarios del Régimen de Promoción del Software

A los fines de beneficiarse de la Ley EDC, los beneficiarios del Régimen de Promoción de la
Industria del Software (Ley Nº 25.922 y su modificatoria) deberán, a partir de la promulgación
de la Ley EDC y hasta su entrada en vigencia, expresar su voluntad de continuar en el
Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, a través de la presentación de la
respectiva solicitud de adhesión. Cumplidas las formalidades, dichos sujetos serán
incorporados, con carácter provisorio, en el Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de
Promoción de la Economía del Conocimiento, considerándose como fecha de inscripción el día
1° de enero de 2020, y tendrán hasta el 30 de junio de 2020 para ajustarse a los requisitos
exigidos por la Ley, conforme las precisiones que establezca la reglamentación.

En caso de no cumplir con las exigencias requeridas por el régimen para considerarse
beneficiario, la Autoridad de Aplicación procederá a la baja de la respectiva inscripción
provisoria del Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía
del Conocimiento, debiendo el interesado reintegrar, en la forma, plazos y condiciones que
establezca la AFIP, los beneficios usufructuados indebidamente, con más sus intereses y
accesorios.

En caso de acreditarse el cumplimiento de los requisitos, la Autoridad de Aplicación procederá
a dictar el acto administrativo que, entre otros aspectos, contemple la aceptación de la
inscripción definitiva del beneficiario en el Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de
Promoción de la Economía del Conocimiento.

3. CONCLUSIONES

De lo expuesto anteriormente, es evidente que la Ley EDC apuesta en las economías del
conocimiento como aquellas industrias que permitirán dar un salto de calidad en el desarrollo
del país, aumentando a nivel federal y transversalmente la productividad y creación de empleo
inclusivo y de calidad, fortaleciendo el ecosistema emprendedor y creciendo como complejo
exportador de manera de volver a la Argentina competitiva a nivel regional y global.

Lucia Rivas O’ Connor
María Pía Alais